El capitalismo neoliberal en Guatemala

 

ç     Las distintas ventas que han hecho los gobiernos a lo largo de sus olvidadas gestiones, no han servido sino para convertir al país en una ganga mal elaborada, y que para el Neoliberalismo ha significado una gema preciosa, fácil de adquirir en el mercado de la ignorancia y apatía nacional.

     Bajo la gestión neoliberal del ex presidente Alvaro Arzú, dio inicio la venta de las diferentes empresas del Estado, calificándolas en disfuncionales y corruptas; lo cual mereció inventar nuevas reformas de contratación, ejecución y corrupción del personal en las distintas empresas hoy de la iniciativa privada.  Con ello se obtuvo un silencio total y cómplice del Ministerio de Trabajo, aceptando las irregularidades de contratos sin prestación alguna que pueda cubrir lo que el Estado le garantiza al trabajador.

     Guatemala, en tres décadas de libre mercado ha visto incrementarse la pobreza en 20 puntos, siendo afectada principalmente la población que depende de actividades agrícolas; se requiere de políticas en las cuales el Estado se involucre para brindarle asesoría técnica a pequeños propietarios y sean ellos quienes busquen las medidas alternativas que solucionen su situación.

                                                                                                                      (El Periódico, 2014)

Titular de Prensa Libre del 2/10/1998. (Foto: Hemeroteca PL)

(Foto: Hemeroteca PL 1998)

¿Qué pasó después de la venta?

La privatización de la telefonía estatal tendría beneficios tanto para el estado como para el consumidor, en primer lugar el producto de la venta de Telgua sería invertido, de acuerdo con el plan de gobierno del presidente Arzú y conforme las negociaciones de los acuerdos de paz, para proyectos de beneficio social y la estabilización de la economía nacional. Además de la apertura a otras empresas multinacionales para que compitieran en el mercado nacional y que los guatemaltecos tuvieran opciones diferentes para adquirir servicios de telecomunicaciones.

Sin embargo, en los primeros meses el descontento, fuera de la negociación poco transparente, fue el aumento en las tarifas residenciales, cobros fantasmas e irregularidades en el servicio y la retirada de los teléfonos monederos, siendo sustituidos por teléfonos tarjeteros prepago. Además de miles de despidos injustificados de trabajadores.       (Prensa Libre, 2015)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s