“La fábula de las abejas” o de cómo el capitalismo neoliberal favorece a la prosperidad pública

Fábula por Bernard Mandeville.

     “Había una colmena que se parecía a una sociedad humana bien ordenada. No faltaban en ella ni los bribones, ni los malos médicos, ni los malos sacerdotes, ni los malos soldados, ni los malos ministros. Por descontado tenía una mala reina. Todos los días se cometían fraudes en esta colmena; y la justicia, llamada a reprimir la corrupción, era ella misma corruptible. En suma, cada profesión y cada estamento, estaban llenos de vicios. Pero la nación no era por ello menos próspera y fuerte. En efecto, los vicios de los particulares contribuían a la felicidad pública; y, de rechazo, la felicidad pública causaba el bienestar de los particulares. Pero se produjo un cambio en el espíritu de las abejas, que tuvieron la singular idea de no querer ya nada más que honradez y virtud. El amor exclusivo al bien se apoderó de los corazones, de donde se siguió muy pronto la ruina de toda la colmena. Como se eliminaron los excesos, desaparecieron las enfermedades y no se necesitaron más médicos. Como se acabaron las disputas, no hubo más procesos y, de esta forma, no se necesitaron ya abogados ni jueces. Las abejas, que se volvieron económicas y moderadas, no gastaron ya nada: no más lujos, no más arte, no más comercio. La desolación, en definitiva, fue general. La conclusión parece inequívoca: Dejad, pues, de quejaros: sólo los tontos se esfuerzan por hacer de un gran panal un panal honrado. Fraude, lujo y orgullo deben vivir, si queremos gozar de sus dulces beneficios”

     Se sabe que hoy en día se culpa al capitalismo neoliberal de muchas cosas como la desigualdad, la pobreza, la corrupción y daños al medio ambiente. ¿Pero es el capitalismo la razón de éstos males en la sociedad y el mundo? Hemos observado como los medios de producción han avanzado, se sabe que los políticos prometen empleo y no apoderarse de los medios de producción, y es que el empleo dignifica, brinda estabilidad, nos hace sentir útiles. El trabajo ha evolucionado, se ha vuelto complejo y especializado y vulnerable debido a la globalización, y puede llevar al desarrollo de un país, pero entonces por qué muchos concluyen en que conlleva a crisis económica perjudiciales para un país?

     El capitalismo ha convertido a casi todos los individuos en trabajadores asalariados, pero también los sacó de la pobreza e hizo más prósperos. De hecho, las mediciones del bienestar están fuertemente relacionadas con la proporción de la fuerza laboral que trabaja en la producción capitalista y existe una correlación entre individuos empleados y el ingreso per cápita. Y es que se ha observado una tendencia en casos en que empresas capitalistas no invierten en un país por considerarlo no rentable y que ésto por ende disminuye los índices de empleabilidad de un país y en conclusión conducen a la pobreza, como es el caso de países como Bolivia y Colombia en donde se ha observado ésta tendencia, apuntando que los países más pobres no se caracterizan por tener una alta confianza en el capitalismo, sino por el contrario una fuerte desconfianza guiando a estrictas regulaciones  e intervención gubernamental en el comercio que no permite prosperidad del capitalismo. (Hausmann, 2015).

     Menciona Boltnasky y Chiapello (como se citó en Cabanas, 2013) que “El avance del capitalismo requiere del compromiso de muchos, aunque sólo unos pocos puedan sacar beneficio del mismo. Muchos pueden sentirse poco tentados a participar de este sistema, incluso algunos pueden desarrollar aversión al mismo (…), pero probablemente sea la asombrosa capacidad del capitalismo para fagocitar todas las críticas que recibe lo que le ha permitido desarticular todas las posturas contrarias, quedando cada vez más victorioso a su paso”

     Será entonces necesaria la sobre explotación de recursos naturales, recibir un pago mínimo poco representativo como intercambio por el trabajo realizado, aceptar conductas fraudulentas y corruptas como el lavado de dinero, el libre movimiento de las empresas transnacionales que puedan conducir sus actividades sin ser reguladas a costa de una prosperidad pública como refiere la Fábula de las abejas?

     “La conclusión parece inequívoca: Dejad, pues, de quejaros: sólo los tontos se esfuerzan por hacer de un gran panal un panal honrado. Fraude, lujo y orgullo deben vivir, si queremos gozar de sus dulces beneficios”  (Mandeville)

Referencias

Hausmanm, R. (2015). ¿Es el capitalismo la causa de la pobreza?.  La Nación. Recuperado de https://www.nacion.com/opinion/foros/es-el-capitalismo-la-causa-de-la-pobreza/

Cabanas, E. (2013). La felicidad como imperativo moral. Origen y difusión del individualismo “positivo” en el capitalismo neoliberal y sus efectos en la construcción de la subjetividad. (Tesis Doctoral). Universidad Autónoma de Madrid, Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s